Cómo podemos traducir “Responsive Web Design”?

Siguiendo mi línea habitual, iba a escribir este artículo en catalán. Sin embargo, después de leer una série de tuits, así como algunos artículos de blog que o bien discuten sobre cual sería una buena traducción del término «responsive web design» o bien toman una postura concreta, he decidio hacerlo en castellano para ampliar el marco de debate. Hay otra buena razón para hacerlo en castellano, y es que las conclusiones que podamos sacar para una lengua sirven para la otra, como de hecho nos pueden servir también para el francés, el italiano y muchas otras lenguas latinas en las que no existe un término que traduzca de manera fiel el término inglés responsive. Apartarme por un momento de mi lengua (el catalán) es también una manera de acercarme al problema de la traducción, y muy especialmente de una traducción generalizable a otras lenguas de la misma rama. Así, pues, sirva esta pequeña introducción para hacer notar que nos encontramos ante un debate que puede extenderse a la comunidad web no anglosajona, puesto que es probable que no existan traducciones fáciles ni directas del término «responsive».

Un poco de contexto

Cuando Ethan Marcotte publicó su libro Responsive Web Design generó dos grandes retos. El primero, y más importante, el de reflexionar sobre nuestros métodos de trabajo, tan acomodados a las dimensiones fijas y resoluciones de pantalla «seguras» (ejem, ejem). De la reflexión, se supone, debería derivarse unas ganas locas de cambiar. Primera dificultad, puesto que el responsive web design no es cosa fácil: implica otra forma de trabajar y de organizar nuestros proyectos, especialmente si trabajamos en equipo. El segundo reto, nada baladí, encontrar la manera de transmitir todo esto a clientes que, muy probablemente, no han leído el libro de Marcotte. Es precisamente sobre el segundo de los retos que trata este artículo.

La traducción importa

Como llamemos al Responsive Web Design no es indiferente. Algunos de nosotros tenemos todavía la costumbre de comunicarnos con nuestros (posibles) clientes mediante el uso de la palabra, y cualquiera que haya mantenido una reunión con alguien que va a pagarte unos miles de euros debe saber que cuanto más claras esten las cosas, mejor. Y aunque en el caso del responsive web design una imagen pude valer más que mil palabras (¡y sabemos que mediaqueri.es está lleno de imágenes!), no hay nada como encontar las palabras adecuadas que ayuden a entendernos y a dejar las cosas claras sin necesidad de grandes ditirambos. Encontrar una buena traducción para responsive web design, pues, no es una cuestión de coherencia lingüística, puesto que en el día a día utilizamos infinidad de términos sajones que están plenamente integrados en nuestro vocabulario, sinó una manera para favorecer la comunicación con nuestros clientes.

Pero… ¿qué significa «responsive»?

Si buscamos el término «responsive» en el Wiktionary en inglés, nos da cuatro acepciones:

  1. Answering, replying or responding.
  2. Able to receive and respond to external stimuli.
  3. Using antiphons; antiphonal.
  4. Susceptible to the feelings of others.

Nos interesan especialmente las primera y segunda. Ambas expresan una capacidad de reacción, aunque la segunda especifica que esta se da frente a un estímulo externo. Es decir, que la reacción no es autoinducida, sinó que se da en respuesta a algo que está «allí fuera». Otros diccionarios ingleses complementan la definición añadiendo que la respuesta es rápida y eficaz.
Así, pues, «responsive» se refiere a aquello que es capaz de reaccionar frente a lo que le rodea, proporcionando una respuesta ajustada a la situación.

Algunas traducciones

En la red ya circulan algunas traducciones, siendo la más habitual de ellas «responsivo» (o «responsiu» en catalán). También abundan los casos en los que directamente no se traduce y se utiliza el término en inglés, y esta es la segunda opción más utilizada. Luego están otras opciones con menos presencia, como sensible, adaptativo o adaptable. (Algunos están tan desconcertados ante el aluvión de términos, que directamente optan por utilizarlos todos, como es el caso del Màster en Comunicació Online de la Universitat d’Alacant). Veámoslas una por una.

Web Responsivo

Si nos quedamos en el Wiktionary, observaremos que hay enlaces al término en otras lenguas. Entre ellas, está el francés. Sin embargo, si leémos la definición del término en francés veremos que poco o nada tiene que ver con su hermanita inglesa. El término francés «responsif» significa:

Qui contient une réponse.

Exactamente la misma definición que nos da l’Institut d’Estudis Catalans de «responsiu»:

Que enclou una resposta.

Y muy similar a la que nos da la Real Academia Española para «responsivo»:

Perteneciente o relativo a la respuesta.

Estas tres definiciones ya nos indican que la semejanza entre el término inglés «responsive», y «responsif», «responsiu» y «responsivo» es aquello que los maestros de inglés llaman un «false friend«, es decir, «una palabra de otro idiomas que se parece, en la escritura o en la pronunciación, a una palabra en la lengua materna del hablante, pero que tiene un significado diferente.»

Ciertamente, si apuramos muy mucho la definición, es evidente que un web «responsivo» (llamémosle así por un momento) incluye una (o varias) respuesta(s), pero no es esto a lo que «responsive» se refiere. Como hemos visto, «responsive» indica, sobretodo, una capacidad de respuesta, es decir, de acción o reacción, cosa que para nada está presente en nuestro término «responsivo».

Sin embargo, es muy probable que el término «responsivo» se haga un hueco importante y acabe siendo utilizado como la traducción más correcta de «responsive», y más después que Marcelo Mazza optara por éste término en su traducción del articulo con el que Marcotte inaguró el tema.

Web Sensible

Aunque menos usada, también circula la traducción «sensible» para el término inglés «responsive». De heco, si léemos las recomendaciones de Google para web móvil y le damos a la traducción automática, «responsive web design» se traduce como «diseño web sensible», lo mismo en castellano que en catalán. No en francés, lengua para la cual se utiliza el término inglés.

Esta misma traducción de «responsive» por «sensible» la podemos ver reproducida en algunos blogs. Algunos incluso parecen utilizar la traducción a regañadientes.
«Sensible» tampoco parece muy buena traducción, puesto que la capacidad de sentir difícilmente se puede atribuir a una màquina, y aun en el caso que le fuera atribuible, la capacidad de sentir no implica siquiera la capacidad de responder a un estímulo, ni mucho menos la de responder adecuadamente.

Sin traducción

Algunos por falta de una buena traducción, y otros porque opinan que no hace falta traducir, la verdad es que els uso del término inglés «responsive web design» sin traducción alguna es el más frecuente de los usos. No voy a listar las decenas, ¡qué digo!… millares, ¡qué digo!… ¡millones! de blogs que así lo hacen, pero creedme, es la verdad.

Me voy a ceñir únicamente al caso de Javier Usobiaga, por algunos más conocido como @htmlboy, un chavalín que se está pelando el culo (¿se utiliza esta expresión en castellano?) dando talleres y charlas sobre esta cosa del responsive web design. Pero antes os pongo un vídeo de Mishima, que llevamos aquí mucho rato y debéis estar hasta lo que no suena (joer, otra que no sé si se utliza en castellano…).

Mishima – Tot torna a començar from CANADA on Vimeo.

Bien, íbamos por Javier. No sólo en su Twitter, que gestiona mayoritariamente en inglés, sinó también en algunas de las presentaciones que he podido ver, recurre al término original de Marcotte. En un tuit reciente, discutía si era necesario traducir el término:

Es cierto que en nuestro vocabulario hemos incorporado anglicismos como «internet», así como página «web» o «smartphone». Sin embargo, creo que Javier se equivoca cuando compara los casos de «internet» y «responsive web design». Mientras que todos los términos que hemos citado son de uso común en medios de comunicación y en nuestras vidas diarias, el uso de «responsive web design» se ciñe a una práctica profesional. Por lo tanto, es muy poco probable que su uso se normalize hasta el punto de resultar entendible por cualquier persona, incluso para nuestros clientes. A mi entender, la similitud sería más con otros términos también técnicos como CSS o Cascade Style Sheet, que todos traducimos por «hoja de estilo».

Diseño web adaptativo

Llegados aquí, creo que ya es hora de decir cual creo que es la traducción que propongo. ¡Sí! ¡Lo habéis adivinado! => Diseño web adaptativo
Aunque no es una traducción literal, «adaptativo» recoge bien el significado del término inglés «responsive». Según nuestra queridísima Real Academia, «adaptativo» significa:

Perteneciente o relativo a la adaptación o a la capacidad de adaptación.

En catalán no encontramos éste mismo término en el diccionario, pero si uno muy similar, «adaptable»:

Capaç d’ésser adaptat.

Si embargo, en multitud de textos académicos en catalán sí que encontramos el uso del término «adaptatiu», generalmente asociado a «sistema». Como muestra, podemos observar ésta búsqueda en el catálogo de la Universitat Politècnica de Catalunya. Por lo tanto, creo que es correcto asumir el uso de «web adaptatiu» también en catalán, ya que existe un uso habitual del término. Además, aunque el uso esté limitado al campo científico, cualquier hablante de catalán puede entender qué significa.

¿Y por qué no «adaptable»?

El término «adaptativo» me parece preferible a «adaptable» porqué éste último se acostumbra a utilizar con objetos (una silla, un sofá) o personas, mientras que el primero se acostumbra a utilizar en relación a sistemas (p.ex. sistema adaptativo complejo). Creo que estaremos todos de acuerdo en que un sitio web, incluso una sola página, se asemeja más a un sistema que a un objecto, puesto que en él (o ella) interactuan distintas capas de tecnologías, lenguajes y contenidos.

Mi experiencia con clientes es que cuando hablas de «web adaptativo» entienden la idea enseguida, casi sin necesidad de recurrir a ejemplos prácticos. Lógicamente, no por eso dejo de mostrarles ejemplos, pero solo como una prueba de que lo que digo no es una mentida para que caigan en mi maléfica red de diseñadores zombies. No sé como debe ser la experiencia de alguien que recurra al término en inglés, pero imagino que debe estar un poco más cargadita de explicaciones.

Conclusión

Creo que tenemos buenas razones para traducir el término «responsive web design», especialmente en relación a los clientes. Para nosotros, profesionales, que nos hartamos de leer textos en inglés y que a veces vamos escasos de vocabulario, puede resultar más directo ir al término original; pero para nuestros clientes, que tienen la mala costumbre de relacionarse con sus semejantes en vernáculo, un buen ejemplar de vocabulario del terreno puede ser mucho más fácil y directo de comprender.

Creo haber dado buenos argumentos a favor de la traducción «diseño web adaptativo». Si éste es el caso, animo a las comunidades hispano y catalano hablante utilizar habitualmente éste término.

Llegados aquí, sólo puedo decir que aunque este artículo tenga repercusión cero, al menos habré repasado mi castellano. No es cervantino, pero no està mal, ¿verdad?

June 18, 2012

17 thoughts on “Cómo podemos traducir “Responsive Web Design”?

  1. El término “Adaptativo” chocaría con el inglés “Adaptive”, que ya se emplea para el “Adaptive Web Design”, una técnica de diseño web que combina media queries con layouts fijos. Probablemente la traducción más acertada, si debe hacerse, sea “Diseño Web Responsivo”, que aunque suene fatal, es castellano correcto y es un concepto que ya se aplica en la Arquitectura.

    ¡Un saludo! :-)

    • Creo que partimos de una limitación, y es que en nuestra(s) lengua(s) no disponemos de un término unívoco para «responsive». Cierto que tenemos «responsivo» (o «responsiu» en catalán), pero, a pesar de la semejanza, no significa lo mismo. Que el término «responsivo» sea correcto (puesto que está en el diccionario) no significa que su uso en este contexto lo sea. Podríamos desarrollar el significado a partir de un uso generalizado, sí, y quizá al final hasta doblegamos a la RAE i el IEC, pero hay que tener presente que estamos entrando en un terreno, lingüísticamente hablando, delicado.

      En el ámbito sajón existe una distinción entre «responsive» y «adaptative», sí, pero no sé hasta qué punto es real. Para mi el debate tiene un poco de escolástico, porqué se lleva a un punto que sólo los profesionales del gremio necesitamos. ¿Significa esto que sea un debate irrelevante? No; pero quizá sí que nos puede ayudar a ver el tema con más ligereza.

      Aaron Gustafson, autor de Adaptative Web Design, tiene un pequeño post sobre el tema: http://blog.easy-designs.net/archives/2011/11/16/on-adaptive-vs-responsive-web-design/
      En él hace una distinción que me parece muy cogida con pinzas. Según él, el «responsive web design» no implica necesariamente la mejora progresiva (Progressive enhancement), mientras que el «adaptative web design» sí. Sinceramente, no creo que Marcotte estuviera de acuerdo en eso. Además, la mejora progresiva forma aparte de una buena práctica profesional (a parte de un buen servicio al cliente y el usuario), y aun a pesar de tener el concepto de mejora progresiva, no por ello tenemos distintos nombres para los webs hechos según este principio y los que no. [Edit: ¡ups! leí mal por leer rápido]

      Por útlimo, no hay que dejar de lado el intenso debate que hay sobre si un web que no está hecho según los principios de la mejora progresiva puede considerarse «responsive». En este sentido, Stephanie Rieger de Yiibu da mucha caña, en su Twitter.

      Llamádme punk, pero creo que «responsive» y «adaptative» no son distinciones relevantes más allá del núcleo profesional y, aún así, dudo mucho que tenga ningún sentido distingirlos. De esto se sigue que no crea necesario batallar para dotar de significado una palabra que ahora por ahora no lo tiene, cuando ya tenemos una que nos sirve como anillo al dedo.

      Al final, está claro, se impondrá la palabra más utilizada, y con ella nos quedaremos. Y, al menos en castellano, creo que los latinoamericanos harán gran parte del trabajo.

  2. Como “pirómano” y liante de esta inquietud por bautizar el concepto creo que debo hacer acto de presencia.

    Es difícil encontrar un término que describa, sin ambigüedades o reminiscencias a otros ya superados, el concepto.

    Quizás deberíamos separarnos algo de la literalidad.
    Una raíz a tener presente podría ser “flex-” en el contexto del flexbox.

  3. Aunque realmente suene horrenda la palabra, estoy de acuerdo con Javier que “responsivo” parece el término más adecuado, más que por su definición en sí, que no aporta una gran luz, por su uso ya establecido en el campo de la arquitectura.
    Por otro lado @lannisterogilvy, creo que entrar en el debate de “adaptive web desing” versus “responsive web design” es otro tema, que además ya ha sido bastamente discutido por la comunidad y sobre el cual, al fin, cada uno escoge su preferencia, no hay ninguna ley que diga cual es el mejor sistema de los dos. Personalmente prefiero el Responsive Web Design, pero puede que quizás para alguna situación especial, sea más interesante utilizar un acercamiento con Adaptive Web Design.
    Para gustos colores!

  4. Lo olvidaba: yo no sé qué fuentes manejáis, pero yo no he sido capaz de encontrar referencias a la «arquitectura responsiva», más allá de el título de una conferencia. Incluso he preguntado a amigos arquitectos, y a nadie le suena el término. Quizá no está tan extendido como pensamos (en castellano o catalán, digo).

    Por cierto, gracias a los tres por participar.

  5. Me parece una discucion sin sentido, por mas que uno le diga a su cliente que el diseño va a ser, responsivo, adaptativo, responsive, etc. el cliente no va tener ni puta idea de que carajo le estamos diciendo, y va a haber que explicarselo igual sea cual sea el termino que se utilize.
    Por tomar una postura, yo estoy mas del lado de llamarlo responsive y de querer arremeter a golpe de puño a todos los que utilizen la horrible palabra responsivo, la cual suena a una mala traduccion de responsive.

  6. Buen artículo, Carles. Aunque me quedo por ahora con la versión en inglés, la traducción que más me gusta es “adaptable”. Es cierto que este término se utiliza más con objetos y personas, pero es la palabra que más naturalmente me viene a la cabeza cuando pienso en un diseño que “se adapta” a la resolución.

    Mi voto en contra va para “adaptativo”, aunque es cierto que tiene toda la pinta de haber llegado para quedarse.

  7. Yo voto por ‘adaptable’, aunque como dice Mario al final se impondrá ‘adaptativo’ o quizás ‘responsive’, ambas me parecen traducciones no al español sino al ‘spanglish’

  8. Yo suelo utilizar “responsive design”, menos cuando me dirijo a alguien que no conoce el palabro, ante lo cual lo precedo de “interfaz adaptable” creando la frase “diseño de interfaz adaptable o responsive web design”.

    Así cuando se me escapa de carrerilla “responsive” ya saben lo que quería decir. :)

    Y coincido con @htmlboy: nadie ha traducido Internet a Entrerredes…

    (Y con esto me viene a la cabeza aquel intento de la Rae de convencernos de que escribamos cederrón en lugar de CDRom)

  9. A mi me gusta la palabra que usó Adobe al principio, le llamaba Liquid Design.

    Diseño líquido suena bién…aunque no es tan autoexplicativa como las que proponéis.

    El líquido se adapta o fluye allá por donde pasa…tomando nuevas formas sin perder su esencia.

  10. Estoy de acuedo con el término diseño, pero sólo hasta ahí. Por web yo propondría “para la red” tal y como me lo recomendó FundEU y por adaptativo yo escogería configurable, ya que adaptativo no existe como vocablo y luce ser, más que nada, un anglicismo o barbarismo.

    Así, diseño para la red configurable por responsive web design.

  11. Mi pequeña aportación al debate:

    Yo creo que aparte de usar un término que se asemeje más al concepto “responsive”, también habría que tomar en cuenta lo fácil de aprenderlo por la gente “de a pie”, que en última instancia es a quien deberemos explicar/socializar qué es eso.

    Me he tomado un tiempo para hacer una improvisada “encuesta” a un grupo de amigos no relacionados con diseño web ni tecnicismos. Mientras ponían cara de poker con “responsive” o “responsivo”, entendieron mejor “adaptable” y “adaptativo”, y al final escogieron “diseño web adaptativo” por unanimidad.

    Invito a hacer una encuesta similar en vuestros círculos de “gente de a pie” para ver qué resultados se obtienen.

    Saludos

Comments are closed.